Te ayuda en los siguientes casos:

Tu mascota tensa de la correa · Tiene problemas para estar solo en casa · No hace pipí o caca donde toca · Roba cosas de casa · Ladra de forma exagerada · Muerde · Tiene problemas con otros animales · Rompe los muebles · Tiene problemas para viajar en coche · Es agresivo con personas o niños · Tiene miedo o fobias, etc.