Y ahora que estás embarazada,

¿qué harás con el perro?

Empieza a gestionar todos los obstáculos que se interponen en la convivencia entre tu hijo y tu perro.

Es posible que si has estado embarazada mientras convives con un perro, tu familia, amigos o incluso vecinos, te haya hecho esta pregunta. Y es que esta presión social va completamente vinculada a la percepción de falta de seguridad.

Y esto no se acaba aquí, porque después del embarazo, y si todo va bien, empieza la
convivencia real. El niño va creciendo y cogiendo autonomía, y con ello la capacidad de
molestar al perro o de intentar quitarle algún juguete.

Y no me he presentado, soy Montse Lloret. 

Soy etóloga y educadora canina y también soy mamá de unos maravillosos y muy intensos mellizos. Cuando me quedé embarazada, aún
siendo profesional, recibí la misma presión social que probablemente has recibido tu. Y por ello me formé en organizaciones internacionales.

La formación obtenida me ayudó a consolidar la convivencia en mi casa y, sobretodo, ayudar a
otras familias a procurar una buena convivencia entre sus perros y sus hijos.

Y es que, aparentemente, las cosas se complican. No tenemos los suficientes conocimientos
para poder estar tranquilos.


Por ello, si quieres saber cómo otras madres han gestionado diversas situaciones en las que
posiblemente te encontrarás tú, inscríbete a la newsletter y recibirás cuatro mails, con cuatro
casos reales y distintos. En ellos empezarás a ver la situación desde otro punto de vista, y
entenderás que, efectivamente, sí puedes vivir tranquila y feliz.

¡Disfruta de tu perro y tu hijo desde ya!